Sabrina Martínez y Abigail Bolaños.

En abril del 2022 Andrés Manuel López Obrador, presidente de México; presentó una iniciativa para reformar al Instituto Nacional Electoral (INE), el órgano autónomo que organiza las elecciones en el país. Sin embargo, el debate sobre esta reforma dio inicio la semana pasada en la Cámara de Diputados.

Esta reforma nace con las premisas de que el sistema electoral es deficiente y muy costoso. Dentro de los cambios propuestos se encuentran la reducción en el número de diputados y senadores, disminución del financiamiento a partidos políticos y reducción de los minutos diarios para promocionales de los partidos, etc.

La reforma electoral de AMLO consiste:

1. No desaparece el INE, cambia de nombre, se llamaría INEC (Instituto Nacional Electoral y de Consultas) que seguirá siendo autónomo.

2. Reduce el número de diputadas y diputados de 500 a 300.

3. Lo mismo pasa con el número de senadoras y senadores, que pasarán de 128 a 96.

4. Los consejeros del INEC y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) serán propuestos por los tres poderes de la Unión y elegidos por medio de voto popular en elecciones abiertas.

5. Recorta el número de consejeros del INEC de 11 a 7.

6. Financiamiento público a partidos políticos solo para campañas electorales.

7. Plantea una reducción a 30 minutos diarios de propaganda política en radio y televisión.

8. Disminuye la participación en una consulta popular de 40 a 33 por ciento para que sea vinculante.

9. Elimina los órganos electorales locales.

10. Implementa el voto electrónico.

Arturo Sánchez, exconsejero del INE, confirma que el sistema electoral mexicano es muy rígido y caro. No obstante, hace hincapié en que, a través de la reforma electoral y de recortes presupuestales al INE, el partido en el poder, Morena, elimina varias instituciones importantes y concentra la organización electoral en un solo organismo. «El ahorro también podría significar la pérdida de eficiencia», dice al periódico DW.

Expertos consultados por Expansión Política consideran que la iniciativa de reforma del presidente atenta contra logros de la democracia al querer debilitar al INE, amén de que es peligrosa al proponer elegir a consejeros y magistrados por voto; inviable porque no cuenta con la mayoría calificada para concretarla y busca distraer la atención de los problemas por los que atraviesa el país.

Y es que, hay mucho que cuestionar en cuanto a las reformas que propuso el presidente Andrés Manuel que afectarán el sistema electoral tanto a nivel federal como estatal:

1. Las personas magistradas integrantes de la sala superior sean elegidas por voto y participen los tres poderes de la unión.

Cuando se propone una elección se habla de que será necesario ofrecer candidatos, lo que en consecuencia intenta incluir partidos políticos en la elección y colocación de personas en importantes puestos dentro del «INEC» que según con los cambios de la reforma tendrían que:

-Validar las elecciones de diputaciones y senadurías así como la asignación en cada entidad federativa.

-Resolver definitivamente impugnaciones de actos y resoluciones que violen derechos político-electorales (tendríamos políticos juzgando políticos).

-Poner cómo se suelen elegir a las personas que desempeñan estos puestos.

Se requiere un perfil técnico que garantice la independencia y la autonomía en el ejercicio de los cargos públicos

Francisco Burgoa.

En este caso, podrán llegar las personas que sean impulsadas por los diferentes partidos, y entonces el Consejo General del INE dejará de ser apartidista.

2. Que la revocación de mandato, que se refiere a la destitución del poder de un presidente por elección popular,  cambie necesitando sólo el 33% de aceptación para hacer válido el proceso

Actualmente es necesaria la aceptación del 40% de la población.

3. Introducir el voto electrónico en los procesos de elecciones, consultas populares y revocación de mandato.

Esta de más decir que si actualmente se puede observar corrupción con tantos ojos y manos que son parte del proceso electoral, si lo reducimos a un sistema (que puede fallar o hackearse) tendremos menor transparencia y seguridad. Acatando a que, con la presente reforma se pretende reducir gastos;lo que nos quita la esperanza de que se invierta en un buen sistema de voto electrónico.

4. Que el congreso pueda expedir leyes sobre iniciativa ciudadana y consultas populares

Las consultas populares suelen ser gastos innecesarios y totalmente imprecisas

5. Que el número de legisladores estatales no exceda de 15 diputaciones en aquellas entidades en las que tengan más de un millón de personas de población y por cada medio millón de personas se puede incrementar un diputado o diputada hasta máximo 45

6. Que los integrantes del congreso de la ciudad sean elegidos mediante el sistema de listas votadas en la entidad.

7. Que la reforma de elección de diputados y diputadas sea mediante el sistema de listas votadas en las entidades federativas tomando en cuenta el último censo de la población dividiéndose entre el número de diputaciones a efecto de obtener en números enteros el cociente de distribución para la cantidad de curules asignados y se eliminarán 200 curules.

No es ningún secreto que desde hace años, López Obrador mantiene un enfrentamiento con el INE. Sin embargo, ante todo el revuelo de esta última semana, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, ha expresado que una reforma debe contemplar mejoras al sistema electoral, pero si implica perder lo avanzado no «vale la pena«.

Ya que, en el mismo marco, el instituto ha hecho público el “Informe País 2020: El curso de la democracia en México” en la que da cuenta sobre el estado de salud de la vida democrática en el país en los años recientes, así como del papel que ha ejercido el propio organismo como autoridad y contrapeso para garantizar los derechos electorales de la ciudadanía.

Para el 60% de los encuestados, el INE, de nueva cuenta le pese a quién le pese, es la institución civil con más confianza en nuestro país entre la ciudadanía. (…) Si se hubieran levantado los datos ahorita probablemente estarían, a pesar de los intentos y las obsesiones por descalificar a esta institución, oscilaría en un credibilidad entre 65% y 70%

Lorenzo Córdova
INE

Como respuesta a la iniciativa gubernamental, este domingo 13 de noviembre, más de 50 asociaciones mexicanas marcharon en 26 ciudades del país en defensa del Instituto Nacional Electoral con el lema «el INE no se toca«.

Mientras AMLO afirma que solo se va a «transformar» al INE, otro sector de la ciudadanía cree que será sustituido por una institución que, lejos de ser fortalecida, será debilitada, debido a que analistas ven que el INE ha dado resultados en el manejo del Padrón, quitarle esa facultad y pasarla a Gobernación pone en riesgo las certezas de las elecciones.

El riesgo político es que el control del padrón quedaría en manos del partido gobernante, en este caso Morena, y claro que puede ser utilizado para controlar de cierta forma las elecciones, pues tiene todos los datos por sección electoral de las y los votantes.

La propuesta de reforma electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador no busca fortalecer las reglas y procedimientos electorales sino someter al Instituto Nacional Electoral; lo que representa un riesgo para la democracia que hace más de 40 años se ha impulsado en México.

Acerca del autor

AB
Abigail Bolaños
Directora | [email protected] | Web | + posts

Activista, fundadora de Mujer Activa, entérate mujer. Comunicadora, escritora y estudiosa de la teoría feminista. 

SM
Sabrina Martínez
+ posts

Etiquetado en:

, ,