Mariana Ibarzábal.

Es muy común que desde que somos muy pequeñas nos hacen muchos comentarios que van marcando nuestra conducta tales como: calladita te ves más bonita, llorar es para niñas feas, a los niños no les gustan las niñas mandonas, entre otros. Cuando nos decían estas frases inconscientemente empezamos a creer que tenemos que actuar de cierta forma para ser aceptadas y queridas.

El “síndrome” de la niña buena o también conocido como sobre adaptación no está propiamente catalogado como un trastorno, la psicóloga Virginia menciona más bien es un perfil concreto que puede dar lugar a algunos problemas. Suele tratarse mayoritariamente de mujeres, las cuales presentan una gran necesidad de complacer a los demás junto a una muy alta autoexigencia.

¿Cómo se manifiesta?

  • Incapacidad para poner límites y decir “no”, aunque esto afecte su bienestar, esto se debe a que han normalizado que las necesidades de los demás son más prioritarias.
  • Tienen la creencia que por ser complacientes la gente las querrá más.
  • Tendencia a reprimir la ira o enojo para evitar conflictos, esto se debe a que desobedecer a la familia durante la infancia era algo prohibido.
  • Alta sensibilidad ante las críticas negativas, como a fin de cuentas su objetivo es complacer a los demás, cuando le señalan algo que está haciendo “mal” se lo tomará muy personal.
  • Dificultad para tomar decisiones, la necesidad de siempre querer encajar en el molde de “niña buena” hace que generen mucha inseguridad al momento de desarrollar y explorar su propia identidad.
  • Tendencia a la sobreexigencia, fallar no será una opción para las mujeres con este “síndrome”, les causa mucho temor decepcionar a las personas de su alrededor, lo cual imposibilita la libertad de equivocarse.
  • Dificultad para “salirse de la caja”, para estas mujeres es muy importante seguir con todas las reglas y tienden a querer cumplir con un alto perfil de excelencia en todas las esferas de su vida.

¿Qué hay detrás de este “síndrome”?

Este dañino patrón adaptativo genera un gran problema de ansiedad y sentimiento de culpabilidad. La ansiedad llega a aparecer cuando alguna persona de su alrededor se nota inconforme, distanciada o de mal humor, esto hará que la persona con el síndrome empiece a creer esquemas irracionales, tales como querer adivinar el pensamiento de la otra persona, lo que conlleva a experimentar una gran nivel de incertidumbre y sufrimiento.

Por otro lado, la culpabilidad suele manifestarse al momento donde busquen un respiro de la situación, en otras palabras, cuando empiezan a desatender las necesidades de las demás, en consecuencia la culpa las invade y las hace sentir egoístas, lo cual es sumamente erróneo.

¿Se puede solucionar?

Primero debes tener en cuenta que lo mejor que puedes hacer es acudir con una psicóloga con perspectiva feminista que te guíe de manera más personalizada para dejar atrás estos patrones adaptativos dañinos, pero a grande rasgos de compartiremos algunos consejos.

  • Tienes derecho a actuar en base a tus necesidades, gustos o sentimientos, esto no te convierte en egoísta, te convierte en una persona con buena autoestima.
  • Aprende a poner límites y decir que “no”, sé que decirlo es muy sencillo, pero empieza con cosas pequeñas, no te arrepientas de poner estos límites.
  • No te sientas culpable si cambias de opinión, es de valientes aceptar los errores y cambiar de ideas de pensar.
  • Empieza a tomar decisiones así sea con miedo, no existen “buenas” o “malas” decisiones, solo enfocate en que estás te traigan paz mental.
  • Tu también tienes derecho a pedir ayuda, la gente que está a tu alrededor también puede brindarte una mano cuando lo necesites, no descartes nunca esa opción.
  • Expresa tus sentimientos de manera asertiva, no busques conflicto, pero tampoco te calles lo que sientes.
  • Recuerda que NO tienes que dar razones o excusas para justificar tu comportamiento, solo tu sabes porque tomas las decisiones que estás tomando.
  • Ten muy en mente que NO es tu responsabilidad el bienestar de las demás personas, enfócate en ti primero.

El patriarcado nos ha hecho pensar que tenemos que de ser de cierta forma para ser “buenas mujeres”, lo cual nos lleva a anteponer el bienestar de los demás sobre el nuestro, debemos de dejar de pensar que le debemos amabilidad al mundo por el simple hecho de ser mujeres, tenemos todo el derecho poner nuestro bienestar como prioridad.

Mariana Ibarzábal

Referencias

Collado, V. (n.d.). El síndrome de la niña buena o sobreadaptación. psicólogos en Málaga. Recuperado el Agosto 7, 2022, de https://www.psicologos-malaga.com/sindrome-de-sobreadaptacion-nina-buena/

Síndrome de la niña buena: Cuando las mujeres quieren ser perfectas – MundoPsicologos.com. (2021, March 1).

Mundo Psicólogos. Recuperado el Agosto 7, 2022, de https://www.mundopsicologos.com/articulos/sindrome-de-la-nina-buena-cuando-las-mujeres-quieren-ser-pe rfectas

Síndrome de la niña buena y TCA. (2021, September 30). Adamia Psicología. Recuperado el Agosto 7, 2022, de https://www.adamiapsicologia.es/el-sindrome-de-la-nin~a-buena-mejor-no-romper-ningun-plato_fb47607.ht ml

Acerca del autor

MI
Mariana Ibarzábal
Psicopedagoga | + posts

Psicopedagoga que busca educar e informar desde una perspectiva feminista. Me apasiona investigar sobre los trastornos del neurodesarrollo y de aprendizaje en mujeres porque desafortunadamente las mujeres somos muy poco estudiadas y es algo que debe cambiar.

Acerca del Autor

Mariana Ibarzábal

Psicopedagoga que busca educar e informar desde una perspectiva feminista. Me apasiona investigar sobre los trastornos del neurodesarrollo y de aprendizaje en mujeres porque desafortunadamente las mujeres somos muy poco estudiadas y es algo que debe cambiar.

Ver Artículos