Mariana Ibarzábal

La depresión es la exageración persistente de los sentimientos habituales de tristeza. Es una enfermedad grave, de varias semanas o meses de duración, la cual afecta tanto al cuerpo como a la mente. Afecta la forma en que la personas come y duerme, así como su autoestima y la forma en que uno piensa. No indica debilidad personal y mucho menos es un estado del que uno se puede liberar a voluntad.

Los síntomas y signos clínicos de la depresión:

Alteraciones emocionales.

Tristeza patológica, angustia, irritabilidad, pérdida de interés en cosas con las que antes
solía disfrutar, ansiedad, vacío emocional.

Alteraciones del pensamiento.

Fallas de concentración y memoria, desinterés, indecisión, desesperanza, ideación delirante, ideación suicida.

Alteraciones somáticas.

Insomnio-hipersomnio, anorexia-hiperfagia, disminución o aumento de peso, disminución del libido, fática, algias, estreñimiento, alteración en la menstruación.

Alteraciones en ritmos vitales.

Estar peor ciertas horas al día, habitualmente en las mañanas, cambios menstruales, tendencia a la presentación estacional de los síntomas.

Alteraciones de la conducta.

Llanto. agitación, lentificación, aislamiento, mutismo.

Tipos de depresión.

El periódico digital de Redacción Médica menciona que la depresión puede tener varias intensidades. Además, puede alternarse con otros estados de ánimo que motivan una clasificación distinta de la enfermedad. En general la depresión se clasifica en alguno de los siguientes tipos:

  • Depresión mayor: Se define como la presencia de un ánimo deprimido a diario, con bajo interés para realizar las actividades cotidianas, durante al menos 2 semanas. Puede aparecer como un único episodio una vez en la vida o tratarse de episodios repetidos.
  • Depresión menor: Hace referencia a pacientes con síntomas de depresión durante más de 2 semanas, pero que no cumplen criterios estrictos de depresión mayor.
  • Desorden o trastorno distímico: Se trata de un estado bajo de ánimo permanente en el tiempo, que se mantiene durante al menos 2 años. Algunas personas lo llaman depresión crónica. Es una alteración frecuente y en ocasiones difícil de diferenciar del síndrome depresivo mayor, pudiendo ambos coexistir. Los síntomas suelen tener una intensidad menor. Con frecuencia se trata de pacientes pesimistas que muestran desinterés por todo y que tienen baja autoestima, pudiendo responder satisfactoriamente al tratamiento con antidepresivos.
  • Depresión reactiva: Los síntomas aparecen en relación con una situación que los ha podido propiciar y que ha acontecido en los 3 meses previos. El paciente manifiesta un malestar mayor del esperable para dicha situación, de ahí el nombre de depresión.

Tratar la depresión es algo que se necesita de tres componentes:

Apoyo.

la red de apoyo que tenga la persona podrá influir mucho en su tratamiento.

Psicoterapia.

Esta tiene como objetivo ayudar a las personas a identificar cómo estos problemas emocionales afectan las relaciones y la comunicación, así como su estado de ánimo y darle herramientas para poder afrontar las situaciones. Hay diferentes tipos de psicoterapias que pueden ser efectivas para tratar la depresión, como la terapia cognitiva conductual o la terapia interpersonal. El profesional de salud mental también podría recomendarte otros tipos de terapia. La psicoterapia te puede ayudar con lo siguiente:

  • Adaptarse a una crisis o a otras dificultades actuales.
  • Identificar creencias o comportamientos negativos, y reemplazarlos por otros positivos y saludables.
  • Explorar tus relaciones y tus experiencias personales, y desarrollar interacciones positivas con los demás.
  • Encontrar mejores modos de enfrentar y de resolver problemas
  • Identificar problemas que contribuyen a causar tu depresión y cambiar los comportamientos que la empeoran.
  • Recuperar el sentimiento de satisfacción y de control de tu vida, así como aliviar los síntomas de la depresión, como la desesperanza y el enojo.
  • Aprender a fijar metas realistas para tu vida.
  • Desarrollar la capacidad de tolerar y de aceptar la angustia mediante comportamientos más saludables.

Tratamientos con medicamento.

Los antidepresivos pueden ayudar a tratar la depresión de moderada a grave, cada tipo de antidepresivo actúa sobre un neurotransmisor diferente o en la combinación de estos.

Referencias
Retamal, P. (1998). Depresión. Editorial Universitaria.
San Molina, L. (2010). Comprender la depresión. Editorial AMAT.
Pérez Álvarez, M., & García Montes, J. M. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para la depresión. Psicothema, 13 (3).
Depresión (trastorno depresivo mayor) – Diagnóstico y tratamiento. (s.f.). Mayo Clinic. Recuperado de:
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/depression/diagnosis-treatment/drc-20356013
Depresión – Tipos, Causas, Síntomas y Tratamiento. (s.f.). Redacción Médica. Recuperado de:
https://www.redaccionmedica.com/recursos-salud/diccionario-enfermedades/depresio

Acerca del autor

MI
Mariana Ibarzábal
Psicopedagoga | + posts

Psicopedagoga que busca educar e informar desde una perspectiva feminista. Me apasiona investigar sobre los trastornos del neurodesarrollo y de aprendizaje en mujeres porque desafortunadamente las mujeres somos muy poco estudiadas y es algo que debe cambiar.

Acerca del Autor

Mariana Ibarzábal

Psicopedagoga que busca educar e informar desde una perspectiva feminista. Me apasiona investigar sobre los trastornos del neurodesarrollo y de aprendizaje en mujeres porque desafortunadamente las mujeres somos muy poco estudiadas y es algo que debe cambiar.

Ver Artículos