Mariana Ibarzábal.

El término de Imposter Phenomenon (fenómeno impostor), fue acuñado en los 70’s por las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes (1978, como se citó en Parkman, 2016) para describir los rasgos y comportamientos de un grupo de mujeres de alto rendimiento que luchaban por internalizar su éxito.

Estas mujeres describieron sentimientos de frustración porque no atribuyeron su éxito a sus propias habilidades a pesar de sus múltiples logros y reconocimientos. Las “impostoras” se veían a sí mismas como indignas del nivel de elogio que reciben porque no creen que se hayan ganado tal reconocimiento en función de sus capacidades, causando niveles elevados de ansiedad y estrés.

Originalmente se pensaba que este fenómeno sólo afectaba a mujeres profesionales, sin embargo,
investigaciones posteriores han demostrado que afecta a ambos sexos sin importar estatus social, antecedentes laborales, nivel de habilidad o grado de experiencia.

¿Qué es?

El fenómeno de la o el impostor se refiere a individuos que son exitosos de acuerdo a estándares externos, pero tienen una idea persistente de incompetencia personal. En consecuencia, sufren de un miedo perpetuo a “ser descubiertas”, es decir, a que las otras personas van a descubrir que ella no es auténticamente inteligente o hábil, sino un «impostor». (Clance & Imes, 1978).

En otras palabras, este síndrome es la experiencia de sentirse como un farsante: sientes que en cualquier momento te descubrirán como un fraude, como si no pertenecieras al lugar donde estás y solo llegaste ahí por pura suerte.

Características.

  1. Dudar de una misma.
  2. Incapacidad para evaluar de manera realista su competencia y habilidades.
  3. Atribuye su éxito a factores externos.
  4. Miedo a no estar a la altura de las expectativas.
  5. Autosabotaje.
  6. Establecer metas muy desafiantes y sentirse decepcionado cuando no se logran.
  7. Recurrente falta de confianza.
  8. Constante inseguridad y falta de confianza en el ámbito social, académico y social.
  9. Baja autoestima.

Si bien para algunas personas, el síndrome del impostor puede alimentar sentimientos de motivación para lograrlo, esto generalmente tiene un costo en forma de ansiedad constante. Puede prepararse en exceso o trabajar mucho más de lo necesario para “asegurarse” de que nadie se entere de que es un fraude. (Cuncic, 2021)

Ilustrada por Yiree Escobar.

El ciclo de la impostora es una de las características más importantes del fenómeno. Este comienza cuando se le asigna una tarea relacionada con el logro, como un trabajo escolar o una tarea vocacional. Las mujeres con rasgos de impostora llegan a presentar síntomas relacionados con la ansiedad. Pueden reaccionar a esta ansiedad ya sea con una preparación excesiva, para la postergación inicial seguida de una preparación frenética.

Después de completar la tarea, hay una sensación de alivio y logro, pero esos buenos sentimientos no persisten. Aunque las personas puedan recibir comentarios positivos sobre el éxito en la realización de la tarea, estas niegan que su éxito esté relacionado con su propia capacidad. Rechazan los mensajes positivos porque estos son incongruentes con su percepción del éxito. (Sakulku, 2011)

Con el tiempo, estos sentimientos empeoran la ansiedad y pueden provocar depresión. Las personas que experimentan el síndrome también tienden a no hablar sobre cómo se sienten con nadie y luchan en silencio al igual que las personas con trastorno de ansiedad social.

Cuncic, 2021

¿Cómo saber si tengo este síndrome?

Aunque este síndrome no es un trastorno reconocido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5), es muy frecuente, se estima que el 70% de las personas experimentan al menos un episodio de este fenómeno en sus vidas. (Cuncic, 2021)

Si crees que puedas tener este síndrome, puedes preguntarte los siguiente:

  • ¿Te angustias incluso por los más pequeños errores o fallas en tu trabajo?
  • ¿Atribuyes tu éxito a la suerte o factores externos?
  • ¿Eres muy sensible incluso a las críticas constructivas?
  • ¿Sientes que inevitablemente te descubrieran como un farsante?
  • ¿Le restas importancia a tu propia experiencia, incluso en áreas en las que realmente eres más hábil que los demás?

Si respondiste que sí a la mayoría de las preguntas y frecuentemente sientes que eres un fraude o un impostor, sería muy útil que acudas con un psicoterapeuta. Ten en cuenta que tener un pensamiento negativo, dudar sobre una misma y el autosabotaje pueden afectar muchas áreas de tu vida.

Consejos para poder dejar de sentirte una impostora.

  • Habla de lo que sientes. Comparte con otras sobre cómo te sientes ya que estas creencias irracionales tienden a fijarse cuando se ocultan y no se habla de ellas.
  • Evalúa tus habilidades. Si tienes creencias arraigadas sobre tu incompetencia en situaciones académicas, laborales o sociales, haz una evaluación realista de tus habilidades.
  • Escribe tus logros y fortalezas, esto te ayudará a ser más consciente de lo que has logrado y lo capaz que eres.
  • Da «pasos bebé». No te centres en hacer las cosas perfectas, sino haz las cosas razonablemente bien y recompénsate por actuar.
  • Cuestiona tus pensamientos. Cuando empieces a evaluar tus habilidades y des pequeños pasos, pregúntate si tus pensamientos son racionales.
  • Deja de compararte con los demás. Cada vez que lo haces, encontrarás una falla en ti mismo que alimentará la sensación de no ser lo suficientemente buena o de no pertenecer.
  • Reduce tu tiempo en las redes sociales. Es muy conocido que el sobre uso de las redes sociales está asociado a sentimientos de inferioridad. Recuerda que lo que se ve ahí muchas veces es falso.
  • No dejes que los pensamientos negativos se apoderen de ti. No importa cuanto sientas que no perteneces, no dejes que eso te impida lograr tus metas. Sigue adelante y niégate a que te detengan.

Referencias:

  • Clance, P.R., y Imes, S.A. (1978). The impostor phenomenon in high achieving women: Dynamics and therapeutic intervention. Psychotherapy: Theory.
  • Cuncic, A. (2021, Febrero 26). What Is Imposter Syndrome? VeryWellMind. https://www.verywellmind.com/imposter-syndrome-and-social-anxiety-disorder-4156469
  • Espinoza Avilés, D. (s.f.). Síndrome del impostor: cuando no damos valor a nuestros éxitos. Psicología y Mente. https://psicologiaymente.com/clinica/sindrome-del-impostor
  • Parkman, A. (2016). The imposter phenomenon in higher education: Incidence and impact. Journal of Higher Education Theory and Practice, 16(1), 51.
  • Sakulku, J. (2011). The impostor phenomenon. The Journal of Behavioral Science, 6(1), 75-97.

Acerca del autor

MI
Mariana Ibarzábal
Psicopedagoga | + posts

Psicopedagoga que busca educar e informar desde una perspectiva feminista. Me apasiona investigar sobre los trastornos del neurodesarrollo y de aprendizaje en mujeres porque desafortunadamente las mujeres somos muy poco estudiadas y es algo que debe cambiar.

Acerca del Autor

Mariana Ibarzábal

Psicopedagoga que busca educar e informar desde una perspectiva feminista. Me apasiona investigar sobre los trastornos del neurodesarrollo y de aprendizaje en mujeres porque desafortunadamente las mujeres somos muy poco estudiadas y es algo que debe cambiar.

Ver Artículos